fbpx

 

Llega el verano y con él la proliferación de la venta y alquiler castillos hinchables para que los más pequeños puedan disfrutar en ellos. Sin embargo no hay que olvidar que existen riesgos y que estas atracciones no son un juguete.

Por desgracia se han dado casos muy graves de accidentes mortales en los últimos años y es que debemos asegurarnos que estas instalaciones cumplen con las directrices dictadas por la ley, tienen todos sus papeles en regla y están bien instaladas.

Evitar temeridades, imprudencias y malas prácticas es de vital importancia si queremos protegernos de incidentes de carácter grave.

Todos los castillos hinchables deben cumplir no sólo con la normativa del producto sino también con su instalación. No obstante el seguro de responsabilidad civil no es obligatorio al asumirse que los reglamentos establecidos para los castillos hinchables se cumplen.

A raíz de que en los últimos años se hayan producido accidentes, muchos son los propietarios que han optado por disponer de este seguro de responsabilidad civil y ya no solo por que pueda responder ante un imprevisto en el que se ocasionen lesiones o desperfectos materiales o humanos, sino también porque de cara al cliente tranquiliza y otorga fiabilidad y seguridad a la instalación.

De todas formas, un seguro de responsabilidad civil no exime a un castillo hinchable de ser seguro o no ya que esto depende de una serie de factores muy importantes que deben estar regulados, supervisados y comprobados en todo momento.

Por ejemplo, los castillos hinchables deben estar correctamente anclados al suelo, en ningún caso deben usarse con viento y a partir de los 38km/h deberán ser desalojados. Necesitan tener espacio libre a su alrededor y por lo tanto siempre estar supervisados por alguien que controle todos los factores técnicos, meteorológicos y humanos. Además el acceso para que los niños entren en la atracción debe estar facilitado por una rampa que ocupe toda la entrada y asegurarse de que la atracción se va hinchando de forma uniforme y la presión es estable. La instalación eléctrica y el hinchador deben estar apartados y ser inaccesibles al público y por último, aunque parezca de menor importancia hay que respetar los aforos así como los rangos de edad y constitución de los niños que están disfrutando del castillo hinchable.

En cuanto a normativa reguladora, en primer lugar los castillos hinchables deberían contar con una autorización municipal y deben estar homologados por la normativa europea UN-EN 14960 Equipos de juego hinchables que regula las atracciones hinchables para menores de 14 años estableciendo normas en el diseño, la fabricación y el suministro así como en el uso apropiado de las mismas. Existen ocho normas complementarias a dicha normativa que son: EN 71-3, EN 1177, EN 60529, EN ISO 1421:1998, EN ISO 2307, EN ISO 2411, EN ISO 9554 y EN ISO/IEC 17025.

El propietario tiene que tener a mano este documento en el que podremos ver los detalles del producto y del dueño así como las revisiones que se han cumplido hasta la fecha. Es muy importante que el mantenimiento y la revisión de los equipos hinchables esté al día.

No menos importante es el etiquetado del castillo hinchable, teniendo que ser éste visible y aportar todos los datos requeridos. Además se mostrarán las directrices de seguridad, no sólo para el operario sino también para los usuarios.

También existe el certificado PIPA aprobado por el ministerio de salud y seguridad, el cual asegura que la atracción hinchable cumple los requisitos dictados por la ley, sigue los estándares de seguridad, está aprobado para uso comercial y es revisado por un inspector cualificado para ello.

Por lo tanto un seguro de responsabilidad civil no será obligatorio pero sí altamente recomendable ya que cubrirá a la empresa o propietario de la atracción ante demandas y reclamaciones por daños que deriven del uso de la instalación, pero es importante tener en cuenta que no nos asegura que el castillo hinchable esté en condiciones o siga la regulación necesaria establecida. De cualquier forma lo que sí proporciona es tranquilidad tanto para el que explota la atracción como para el que la disfruta.

En definitiva, lo mejor es dejar divertirse a nuestros pequeños en aquellos lugares de confianza que sepamos están homologados y cumplen con la normativa.

2018-08-02T16:41:42+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: