No hay nada más divertido para los pequeños que un castillo hinchable, y no sólo hablamos de diversión, sino también de un buen ejercicio que los mantendrá en forma y los cansará de una forma sana y entretenida.

Mantenimiento de un castillo hinchable

Mantenimiento de un castillo hinchable

Si hemos adquirido un castillo hinchable, tanto a nivel particular como de empresa, lo mejor será conocer su mantenimiento para poder disfrutar de nuestra atracción el máximo tiempo posible asegurándonos siempre que se encuentra en buen estado en todo momento. Esto es algo imprescindible para un castillo hinchable ya que además deberemos pasar las revisiones del producto que sean necesarias.

Mantener un castillo hinchable es sencillo pero hemos de, en primer lugar, consultar las instrucciones del mismo ya que nos darán consejos sobre su mantenimiento y en segundo lugar, ser constantes y cuidarlo día a día.

Antes de su montaje, revisaremos la zona y la despejaremos de posibles obstáculos o piezas punzantes, aun así, en muchos casos se colocará un protector entre el suelo y el hinchable para evitar desperfectos.

Diariamente deberemos revisar que no hay rasgaduras o cualquier objeto que pueda romper la lona, aspirar y barrer tras la jornada y aplicar algún producto para eliminar olores si es necesario.

Además de una limpieza diaria también es recomendable realizar limpiezas profundas si queremos mantener nuestro hinchable en las mejores condiciones. Una limpieza profunda requerirá más tiempo y la podremos hacer cada uno o dos meses, dependiendo del uso que le estemos dando al hinchable. Hay temporadas en las que se utilizará mucho más y existe mayor asiduidad por lo que en estas épocas del año, como primavera o verano, para asegurar que mantenemos el castillo hinchable en buenas condiciones, habrá que realizar limpiezas profundas más a menudo.

Un limpieza profunda consistirá en repetir los cuidados diarios, barrer y aspirar, pero también aplicaremos productos de limpieza y frotaremos llegando a los rincones más inaccesibles. Posteriormente se aclarará con agua a presión. Una vez limpio deberemos dejarlo a ser posible en el exterior e hinchado y terminaremos de secarlo con un paño o toalla.

Una gran ventaja del buen clima es que los tiempos de secado se reducen bastante. Y es que garantizar un buen secado es imprescindible si queremos evitar la aparición de manchas negras o lo que es lo mismo, hongos, en nuestro castillo hinchable, ya no sólo por estética sino obviamente también por higiene.

Podemos usar productos especiales como fungicidas, pero sobre todo y lo más importante es eliminar cualquier resto de humedad. Más vale prevenir que curar así que mantener nuestro castillo hinchable lejos de la humedad nos evitará la aparición de los antiestéticos hongos. Pero cuidado, la ausencia de humedad no sólo se garantiza con un buen secado, también tenemos que tener en cuenta cómo y dónde vamos a almacenar el castillo hinchable.

Una vez seco y deshinchado plegaremos el inflable, lo guardaremos en su caja y evitaremos lugares de almacenaje con mucha humedad ambiental. Además, en lugar de ponerlo directamente contra el suelo, se recomienda situarlo sobre cajas o palés así como guardarlo con productos que absorban la humedad que pueda haber en el ambiente.

Estas serían algunas de las medidas en el mantenimiento de hinchables en cuanto a su limpieza y almacenaje, pero en el día a día lo más importante es el uso que le damos a la atracción. Para ello se recomienda leer las instrucciones y reglas de uso de cada producto y aplicarlas.

De forma generalizada evitaremos presiones de inflado inadecuadas e intentaremos que el inflable tenga una presión equilibrada en todas sus áreas.

También habrá que vigilar que los niños que accedan a la atracción no lleven zapatillas ni objetos que puedan rasgar el material, así como respetar el peso que puede resistir el hinchable vigilando que los grupos que accedan sean limitados y tengan características de peso y estatura similares.

Y por último, para mantener nuestro castillo hinchable en condiciones, no permitiremos a ningún usuario acceder con bebida o comida al recinto ya que sólo ensuciará la atracción o incluso dañará el material.

Estos son algunos consejos para asegurar un mantenimiento que proporcione durabilidad y seguridad a nuestro castillo hinchable. Ahora sólo queda disfrutarlo sabiendo qué es lo mejor para él y por lo tanto para nosotros.

2018-09-03T07:19:29+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: